2 Samuel 22

1David entonó al Señor este canto, cuando el Señor lo libró de todos sus enemigos y del poder de Saúl. 2Dijo: El Señor es mi roca y mi fortaleza, mi libertador; 3mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi ciudadela y mi refugio; el que me salva de los que me atacan. 4Invoco al Señor, digno de alabanza, y me hallo a salvo de mis enemigos. 5Las olas de la muerte me envolvían, me atemorizaban torrentes destructores, 6los lazos del abismo me apresaban, la muerte me tenía entre sus redes. 7En mi angustia clamé al Señor, grité a mi Dios. El escuchó mi voz desde su santuario; mi grito llegó hasta sus oídos. 8La tierra, sacudida, retembló, se estremecieron las columnas de los cielos, se tambalearon bajo su furor. 9Una humareda subía de sus narices, y de su boca un fuego destructor, que lanzaba carbones encendidos. 10Inclinó los cielos y bajó; a sus pies tenía una densa nube. 11Montó en un querubín, emprendió el vuelo, sobre las alas del viento se cernía. 12De la oscuridad hizo un refugio; aguacero sombrío y nubes tenebrosas formaban una tienda en torno a él. 13El fulgor de su rostro despedía carbones encendidos. 14Tronó el Señor desde los cielos, el Altísimo hizo retumbar su voz; 15lanzó sus flechas y los puso en fuga, un rayo que los desbarató. 16El fondo del mar quedó al descubierto, los cimientos de la tierra aparecieron al estruendo del bramido del Señor, al furioso resoplar de su nariz. 17Alargó desde lo alto la mano y me agarró, me sacó de entre las aguas caudalosas. 18Me libró de un potente adversario, de enemigos más fuertes que yo. 19El día de mi desgracia me asaltaron, pero el Señor fue mi apoyo. 20Me liberó, me dio respiro, me salvó, porque me amaba. 21El Señor me premia porque he sido justo, recompensa la inocencia de mis manos, 22porque he seguido las sendas del Señor, y jamás me porté mal con mi Dios. 23Tuve siempre presentes sus preceptos; nunca rechazé sus mandatos. 24Mi conducta ante él ha sido irreprochable; no he cometido pecado. 25Sí, el Señor me recompensa porque he sido justo, y conoce mi inocencia. 26Con quien te ama, eres todo amor, con el honrado, eres honrado, 27limpio con el que juega limpio, pero con el perverso eres sagaz; 28tú salvas a los humildes, y humillas los ojos altaneros. 29Tú enciendes mi lámpara, Señor, Dios mío, tú alumbras mi oscuridad; 30Contigo me enfrento a un ejército, contigo, Dios mío, asalto la muralla. 31El camino de Dios es perfecto, segura la palabra del Señor; un escudo para los que se refugian en él. 32Pues, ¿quién es Dios fuera del Señor? ¿Qué roca hay fuera de nuestro Dios? 33Dios es mi fortaleza y hace irreprochables mis caminos; 34hace mis pies como los del ciervo, en las alturas me sostiene firme; 35adiestra mis manos para la batalla y mis brazos para lanzar flechas. 36Tú me das tu escudo salvador, y tu bondad afirma mi grandeza, 37despejas el camino ante mí, y no desfallecen mis pies. 38Persigo a mis enemigos, los aplasto, no descanso hasta haberlos abatido. 39Los desbarato, no pueden rehacerse, quedan deshechos bajo mis pies. 40Me hiciste fuerte para el combate, aplastas bajo mi pie a mis agresores; 41Haces que huyan mis enemigos, y aniquilas a mis adversarios. 42Piden auxilio, pero nadie los salva, acuden al Señor, pero no les responde. 43Yo los trituro como polvo del suelo, los pisoteo como barro de las calles. 44Tú me libras de las contiendas de mi pueblo, me pones al frente de naciones. Un pueblo que yo no conocía me rinde vasallaje, 45me adulan los extranjeros, al primer gesto me obedecen; 46los extranjeros se acobardan y abandonan temblando sus refugios. 47¡Viva el Señor, bendita sea mi Roca; sea exaltado Dios, mi salvador, 48el Dios que me dio el desquite, que me somete los pueblos, 49y me salva de mis enemigos! Tú me das la victoria sobre mis adversarios, me libras del hombre violento. 50Por eso te alabo entre los pueblos, por eso, Señor, canto a tu nombre. 51Tú aseguras al rey la victoria, y otorgas tu favor a tu ungido, a David y a su descendencia para siempre.

will be added

X\