2 Reyes 25

1El año noveno del reinado de Sedecías, el día diez del mes décimo, Nabucodonosor, rey de Babilonia, se presentó con todo su ejército ante Jerusalén y la sitió, levantando alrededor una empalizada. 2El sitio de la ciudad se prolongó hasta el año undécimo de Sedecías. 3El día nueve del cuarto mes, cuando el hambre se hizo insoportable en la ciudad y la gente no tenía nada que comer, 4abrieron una brecha en la ciudad; todo el ejército huyó de noche por la puerta entre los dos muros, cerca del jardín del rey, y escaparon por el camino del Arabá, mientras los caldeos estrechaban el cerco de la ciudad. 5Pero el ejército caldeo persiguió al rey y le dio alcance en la llanura de Jericó; entonces todas sus tropas se dispersaron. 6Apresaron al rey Sedecías y lo llevaron a Riblá, ante el rey de Babilonia, y allí le comunicaron la sentencia. 7El rey de Babilonia ordenó que degollaran a sus hijos en su presencia y a él le sacó los ojos, lo encadenó y lo llevó cautivo a Babilonia. 8El día siete del quinto mes –era el año décimonoveno de Nabucodonosor, rey de Babilonia–, Nabuzardán, jefe de la escolta y ministro del rey de Babilonia, 9llegó a Jerusalén, e incendió el templo del Señor, el palacio del rey y todas las casas de Jerusalén. 10El ejército de los caldeos que estaba a su mando destruyó las murallas de Jerusalén. 11Nabuzardán, jefe de la escolta, llevó cautivos a los sobrevivientes que quedaban en la ciudad, a los desertores que se habían pasado al rey de Babilonia y a todos los demás. 12Sólo dejó alguna gente del pueblo para el cultivo del campo y de los viñedos. 13Los caldeos rompieron las columnas de bronce, las bases y la pila de bronce que había en el templo del Señor, y se llevaron el bronce a Babilonia. 14Tomaron todas las bandejas, palas, cuchillos, ollas y todos los utensilios de bronce del servicio sagrado. 15El jefe de la escolta tomó también los incensarios, aspersorios y demás objetos de oro y plata. 16Era imposible calcular el peso del bronce de las dos columnas, de la pila y de las bases hechas por Salomón para el templo del Señor, todo ello de bronce. 17Cada columna tenía una altura de nueve metros, con un capitel de bronce de dos metros y medio de altura; en torno al capitel había una rejilla con granadas; todo ello de bronce. La segunda columna era igual. 18El jefe de la escolta hizo prisioneros al sumo sacerdote Serayas, al sacerdote Sofonías, que le seguía en dignidad, a los tres guardias de la puerta, 19al oficial que mandaba a los soldados y a cinco consejeros del rey que fueron encontrados en la ciudad; al secretario del general del ejército, encargado del alistamiento y a sesenta hombres que había en la ciudad. 20Nabuzardán, jefe de la escolta, los apresó y los llevó ante el rey de Babilonia a Riblá. 21Y el rey de Babilonia los mandó matar en Riblá, en la región de Jamat. Así fue deportado Judá lejos de su tierra. 22Nabucodonosor, rey de Babilonia, puso al frente de los que había dejado en Judá a Godolías, hijo de Ajicán, hijo de Safán. 23Cuando los jefes y la tropa se enteraron de que el rey de Babilonia había nombrado gobernador a Godolías, fueron a presentarse a él en Mispá. Eran: Ismael, hijo de Netanías; Juan, hijo de Carej; Seraya, hijo de Tanjumet, natural de Natuf, y Azanías, natural de Maacá, con sus hombres. 24Godolías les juró: –Nada teman de los caldeos; quédense en el país; sométanse al rey de Babilonia y les irá bien. 25El séptimo mes, Ismael, hijo de Netanías, hijo de Elisamá, perteneciente a la familia del rey, vino con diez hombres e hirió mortalmente a Godolías y a los judíos y caldeos que estaban con él en Mispá. 26Todo el pueblo, chicos y grandes, y los jefes de las tropas fueron a refugiarse a Egipto por temor a los caldeos. 27Cuando Jeconías, rey de Judá, llevaba ya treinta y siete años desterrado, el día veintisiete del mes duodécimo, Evil Merodac, rey de Babilonia, con motivo de su coronación, indultó a Jeconías, rey de Judá, y lo sacó de la cárcel. 28Le dio un trato de favor con preferencia a los otros reyes que estaban con él en Babilonia. 29Así, Jeconías dejó el uniforme de presidiario y comió con el rey todos los días de su vida. 30El rey proveyó a su sustento diario mientras vivió.

will be added

X\