2 Reyes 21

1Manasés comenzó a reinar a los doce años y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años. Su madre se llamaba Jefsibá. 2Ofendió con su conducta al Señor, imitando el perverso comportamiento de los pueblos que el Señor había expulsado ante los israelitas. 3Reedificó los santuarios de los altozanos derribados por su padre Ezequías, levantó altares a Baal e hizo una imagen de la diosa Asera, como había hecho Ajab, rey de Israel; se prosternó ante todos los astros del cielo y les rindió culto. 4Levantó altares en el templo del Señor, del cual el Señor había dicho: «Invocarán mi nombre en Jerusalén». 5Levantó altares a todos los astros del cielo en los dos atrios del templo del Señor. 6Inmoló en el fuego a su hijo, practicó la magia y la hechicería, instituyó espiritistas y adivinos. Ofendió tanto al Señor cometiendo toda clase de maldades, que provocó su indignación. 7Incluso fabricó una imagen de la diosa Asera y lo puso en el templo del Señor; el templo del que había dicho el Señor a David y a su hijo Salomón: «He elegido este templo y a Jerusalén entre todas las tribus de Israel, como el lugar donde se invocará mi nombre para siempre. 8Haré que Israel deje de andar errante fuera de la tierra que di a sus antepasados, si ponen en práctica lo que yo les he ordenado, según toda la ley que les ordenó mi siervo Moisés». 9Pero ellos no obedecieron. Manasés los extravió hasta el punto de comportarse peor que los pueblos que el Señor había expulsado ante los israelitas. 10Entonces el Señor habló así por medio de sus siervos los profetas: 11–Manasés, rey de Judá, se ha portado perversamente; de manera aún más detestable que los amorreos que le antecedieron, y con sus ídolos ha inducido a Judá a pecar. 12Pues así dice el Señor, Dios de Israel: Atraeré sobre Jerusalén y sobre Judá una desgracia tal, que a cuantos la oigan les zumbarán los oídos. 13Mediré a Jerusalén con la misma medida que a Samaría; con la misma plomada que a la familia de Ajab, y fregaré a Jerusalén como se friega un plato, zarandeándolo de un lado a otro. 14Rechazaré al resto de mi heredad y los entregaré a sus enemigos como presa y botín. 15Porque me han ofendido con su conducta y han provocado mi enojo desde el día en que sus antepasados salieron de Egipto hasta hoy. 16Además, Manasés derramó ríos de sangre inocente, hasta inundar Jerusalén de punta a punta; todo ésto sin contar los pecados que hizo cometer a Judá, ofendiendo con su conducta al Señor. 17El resto de la historia de Manasés, todo lo que hizo, los pecados que cometió, está escrito en los Anales de los Reyes de Judá. 18Manasés murió y fue sepultado en el jardín de su palacio, en el jardín de Uzá. Le sucedió su hijo Amón. 19Amón comenzó a reinar a los veintidós años y reinó dos años en Jerusalén. Su madre, Mesulémet, era hija de Jarús, natural de Yotbá. 20Ofendió con su conducta al Señor, como su padre Manasés. 21Imitó el comportamiento de su padre, dio culto y adoró a los mismos ídolos que él. 22Abandonó al Señor, Dios de sus antepasados, y no siguió el camino del Señor. 23Los servidores de Amón conspiraron contra él y lo asesinaron en su palacio. 24Pero el pueblo mató a todos los autores de la conspiración contra el rey Amón y proclamó como rey, en lugar suyo, a su hijo Josías. 25El resto de la historia de Amón, todo lo que hizo, está escrito en los Anales de los Reyes de Judá. 26Fue sepultado en su sepulcro, en el jardín de Uzá, y le sucedió su hijo Josías.

will be added

X\