2 Reyes 12

1Joás tenía siete años cuando empezó a reinar 2en el año séptimo de Jehú. Reinó cuarenta años en Jerusalén; su madre se llamaba Sibyá, y era de Berseba. 3Joás agradó con su conducta al Señor durante toda su vida, pues el sacerdote Yoyadá lo había instruido. 4Pero no desaparecieron los santuarios de los altozanos en los que el pueblo ofrecía sacrificios y quemaba incienso. 5Joás dijo a los sacerdotes: –Todo el dinero que entre en el templo del Señor: el dinero del impuesto personal, el del rescate de las personas y el entregado voluntariamente, 6lo tomarán los sacerdotes y con él repararán los desperfectos que haya en el templo. 7Corría el año veintitrés del reinado de Joás, y los sacerdotes no habían reparado aún los desperfectos del templo. 8El rey Joás llamó a Yoyadá y a los demás sacerdotes, y les dijo: –¿Por qué no han reparado todavía los desperfectos del templo? De ahora en adelante no recibirán más dinero, y lo que tengan lo entregarán todo para las reparaciones del templo. 9Los sacerdotes accedieron a no recibir dinero del pueblo, para que se pudieran reparar los desperfectos del templo. 10El sacerdote Yoyadá tomó un cofre, hizo una ranura en la tapa y lo puso junto al altar, a la derecha de la entrada del templo del Señor. Los sacerdotes de guardia echaban allí todo el dinero traído al templo del Señor. 11Cuando el cofre se iba llenando, el secretario del rey y el sumo sacerdote lo vaciaban y contaban el dinero. 12Y este dinero, una vez contado, lo entregaban a los capataces de las obras del templo del Señor, quienes con él pagaban a los carpinteros y constructores, 13a los albañiles y a los talladores de piedras, y compraban madera y piedras de las canteras para las reparaciones del templo, pagando así todos los gastos de las reparaciones. 14No se hicieron con él copas de plata, cuchillos, aspersorios, trompetas ni instrumento alguno de oro o de plata. 15Todo se entregaba a los capataces de las obras para las reparaciones del templo del Señor. 16Y no se les pedía cuentas, porque actuaban con honradez. 17El dinero del sacrificio por los delitos o por los pecados no se daba al templo del Señor, sino que era para los sacerdotes. 18Por entonces, Jazael, rey de Siria, subió para atacar Gat y la conquistó. Después se dirigió a atacar Jerusalén. 19Joás, rey de Judá, tomó todos los donativos consagrados por Josafat, Jorán y Ocozías, reyes de Judá, antepasados suyos, y los que él mismo había consagrado, y todo el oro que había en el templo del Señor y en el palacio del rey, y lo envió todo a Jazael, rey de Siria, el cual se retiró de Jerusalén. 20El resto de la historia de Joás, todo lo que hizo, está escrito en los Anales de los Reyes de Judá. 21Sus súbditos conspiraron contra él y lo mataron cuando bajaba por el terraplén que une la ciudad de David con el templo. 22Lo hirieron Yosabad, hijo de Simat, y Yeosabad, hijo de Semer, y murió. Fue sepultado con sus antepasados en la ciudad de David, y le sucedió su hijo Amasías.

will be added

X\