2 Corintios 6

1Ya que somos colaboradores de Dios, los exhortamos a que no reciban en vano la gracia divina. 2Porque él mismo dice: En el tiempo favorable te escuché; en el día de la salvación te ayudé. Pues sepan que, éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. 3Por nuestra parte, a nadie damos motivo alguno para que pueda desprestigiar el ministerio; 4al contrario, en toda ocasión nos comportamos como ministros de Dios, con mucha constancia, sufriendo, pasando gran necesidad y angustias; 5soportando golpes, prisiones, revueltas, duros trabajos, noches sin dormir y días sin comer. 6Actuamos con corazón limpio, con conocimiento de las cosas de Dios, con paciencia, con bondad, consolados por el Espíritu Santo, con un amor sincero, 7apoyados en la palabra de verdad y en la fuerza de Dios; y en todo momento atacamos y nos defendemos con las armas que nos proporciona su justicia. 8Unos nos alaban y otros nos deshonran; unos nos calumnian y otros nos elogian. Se nos considera impostores, aunque decimos la verdad; 9quieren ignorarnos, pero somos bien conocidos; estamos al borde de la muerte, pero seguimos con vida; nos castigan, pero sin llegar a matarnos; 10nos tienen por tristes, pero estamos siempre alegres; nos consideran pobres, pero enriquecemos a muchos; piensan que no tenemos nada, pero lo poseemos todo. 11Nuestro lenguaje ha sido sincero con ustedes, corintios, y les hemos abierto nuestro corazón; 12en él tienen ustedes amplio lugar, en cambio nosotros apenas tenemos lugar en el de ustedes. 13Correspóndannos de la misma manera –les hablo como a hijos– y ensanchen también ustedes el corazón. 14No se mezclen con los no creyentes, pues ¿qué tiene que ver la justicia con la iniquidad? ¿Qué hay de común entre la luz y la oscuridad? 15¿Qué acuerdo puede haber entre Cristo y Beliar? ¿Qué relación entre el creyente y el no creyente? 16¿Qué unión entre el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templos de Dios vivo, como lo dijo el mismo Dios: Habitaré y caminaré en medio de ellos; seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 17Por eso: Salgan de entre esas gentes y sepárense de ellas, dice el Señor. No toquen cosa impura y yo los aceptaré. 18Yo seré su Padre y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor todopoderoso.

will be added

X\