2 Crónicas 8

1En veinte años construyó Salomón el templo del Señor y su palacio. 2Luego reconstruyó las ciudades que le había dado Jirán y las repobló con israelitas. 3A continuación atacó a Jamat de Sobá y se apoderó de ella. 4Reedificó Tadmor en el desierto, y todas las ciudades donde almacenar los alimentos que había construido en Jamat. 5Convirtió a Betorón de Arriba y a Betorón de Abajo en plazas fortificadas dotándolas de muros, puertas y cerrojos; 6y lo mismo hizo con Balat y las demás ciudadesalmacén para sus carros de guerra y su caballería. Edificó cuanto se propuso en Jerusalén, en la región del Líbano, y en todo el término de su jurisdicción. 7Había en el país gentes que no pertenecían al pueblo de Israel: eran los amorreos, hititas, pereceos, jeveos y jebuseos, 8descendientes de aquellos a quienes los israelitas no habían podido exterminar. A éstos Salomón los reclutó como trabajadores forzados, y esa sigue siendo su situación hasta el día de hoy. 9No hizo lo mismo con los israelitas a quienes no utilizó en los trabajos serviles de sus obras, sino que eran soldados, jefes de sus escuderos y comandantes de sus carros y caballería. 10Los capataces del rey Salomón encargados de vigilar a los que trabajaban en las obras eran doscientos cincuenta. 11Salomón trasladó a la hija del faraón de la ciudad de David al palacio que había construido para ella. Le dijo: –Ninguna de mis mujeres puede vivir en el palacio de David, rey de Israel, porque los lugares donde ha estado el arca del Señor son sagrados. 12Salomón ofreció holocaustos al Señor sobre el altar levantado por él delante del pórtico. 13Cumplió el ritual ordenado por Moisés en los holocaustos diarios, así como en los de los sábados, de las fiestas de luna nueva y de las tres solemnidades del año: la de los panes sin levadura, la de las semanas y la de las tiendas. 14Según las disposiciones de su padre David, estableció los turnos de los servicios sacerdotales, las funciones de los levitas como cantores y ayudantes de los sacerdotes, según el ritual cotidiano, y los turnos de porteros en cada una de las puertas: todo conforme a lo dispuesto por David, hombre de Dios. 15Ni un ápice de las disposiciones reales sobre los sacerdotes y levitas dejó de cumplirse, ni las relativas a la custodia del tesoro. 16Así se realizó toda la obra de Salomón desde el día en que se pusieron los cimientos del templo del Señor hasta que se terminó. 17Salomón partió para Esionguéber y Elat, a orillas del mar Rojo, en el país de Edom. 18Por medio de sus servidores Jirán le mandó barcos y marineros expertos que junto con los sevidores de Salomón llegaron hasta Ofir y trajeron quince mil quinientos kilos de oro para el rey Salomón.

will be added

X\