2 Crónicas 33

1Manasés comenzó a reinar a los doce años y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años. 2Ofendió con su conducta al Señor, imitando el perverso comportamiento de los pueblos que el Señor había expulsado ante los israelitas. 3Reedificó los santuarios de los altozanos derribados por su padre Ezequías; levantó altares a los baales, levantó imágenes sagradas, se prosternó ante todos los astros del cielo y les rindió culto. 4Levantó también altares en el templo del Señor del cual el Señor había dicho: «Invocarán perpetuamente mi nombre en Jerusalén». 5Levantó estos altares a todos los astros del cielo en los dos atrios del templo del Señor. 6Inmoló en el fuego a sus hijos en el valle de Ben-Hinón. Practicó la magia, la hechicería y el ocultismo; instituyó espiritistas y adivinos. Ofendió tanto al Señor cometiendo toda clase de maldades que provocó su indignación. 7Fabricó un ídolo fundido y lo puso en el templo de Dios; el templo del que había dicho Dios a David y a su hijo Salomón: «He elegido a este templo y a Jerusalén entre todas las tribus del Israel, como el lugar donde se invocará mi nombre para siempre. 8No volveré a expulsar a Israel de la tierra que di a sus antepasados, si practican todo lo que yo les he ordenado por medio de Moisés: toda la ley, los mandamientos y los preceptos». 9Pero Manasés extravió a Judá y Jerusalén hasta el punto de comportarse peor que los pueblos que el Señor había expulsado ante los israelitas. 10El Señor habló a Manasés y a su pueblo, pero ellos no le hicieron caso. 11Entonces los generales del rey de Asiria, impulsados por el Señor, cayeron sobre ellos. Capturaron a Manasés y, cargado de grilletes y cadenas, lo llevaron a Babilonia. 12En su angustia trató de aplacar al Señor su Dios, y se humilló profundamente ante el Dios de sus antepasados. 13Oró al Señor, y el Señor lo atendió; escuchó su oración y lo reintegró a su reino de Jerusalén. Entonces Manasés reconoció que el Señor es el único Dios. 14Reconstruyó la muralla exterior de la ciudad de David, al oeste de Guijón, en el valle, hasta la puerta de los Peces. La muralla rodeaba el Ofel y era muy alta. Puso jefes militares en todas las ciudades fortificadas de Judá. 15Retiró del templo del Señor las estatuas de dioses extranjeros y el ídolo, así como todos los altares que había construido antes en el templo del Señor y en Jerusalén, y los arrojó fuera de la ciudad. 16Restableció el altar del Señor sobre el que ofreció sacrificios de comunión y de acción de gracias y mandó a Judá rendir culto al Señor, Dios de Israel. 17Pero el pueblo seguía sacrificando en los santuarios de los altozanos, aunque sólo al Señor, su Dios. 18El resto de la historia de Manasés, su oración a Dios, y lo que le dijeron los videntes en nombre del Señor, Dios de Israel, está escrito en los Anales de los reyes de Israel. 19Su oración y la aceptación que tuvo, sus pecados y su impiedad, los lugares donde construyó altares, imágenes sagradas e ídolos antes de su conversión, están escritos en la historia de Jozay. 20Manasés murió y fue sepultado en su palacio. Le sucedió su hijo Amón. 21Amón comenzó a reinar a los veintidós años y reinó dos años en Jerusalén. 22Ofendió con su conducta al Señor, como su padre Manasés. Ofreció sacrificios y dio culto a todos los ídolos que había hecho su padre. 23Pero no se humilló ante el Señor, como se había humillado su padre Manasés, sino que multiplicó su impiedad. 24Los servidores de Amón conspiraron contra él y lo asesinaron en su palacio. 25Pero el pueblo mató a todos los que habían conspirado contra el rey Amón y, en su lugar, proclamó rey a su hijo Josías.

will be added

X\