2 Crónicas 31

1Terminada la fiesta, los israelitas asistentes se esparcieron por las ciudades de Judá, destruyendo las piedras conmemorativas y las imágenes sagradas, los santuarios de los altozanos y los altares en todo Judá, Benjamín, Efraín y Manasés, hasta la total aniquilación. Después regresaron a sus ciudades, cada uno a su casa. 2Ezequías restableció las clases de los sacerdotes y levitas, reglamentando sus funciones en lo referente a los holocaustos, sacrificios de comunión, servicios e himnos litúrgicos de acción de gracias, en las puertas de la explanada del templo del Señor. 3El rey destinó parte de sus bienes para los holocaustos de la mañana y de la tarde, de los sábados, de las fiestas de luna nueva y demás solemnidades, según está escrito en la ley del Señor. 4Ordenó al pueblo que residía en Jerusalén reservar la parte correspondiente a los sacerdotes y levitas, para que éstos pudieran entregarse al cumplimiento de la ley del Señor. 5Divulgada esta orden, los israelitas ofrecieron con generosidad los primeros frutos del grano, vino nuevo, aceite, miel y demás productos del campo, y los diezmos de todas las cosas. 6La gente de Israel y de Judá que vivían en las ciudades de Judá, trajeron también el diezmo del ganado vacuno y ovino y el de las cosas santas consagradas al Señor su Dios, distribuyéndolo todo en porciones. 7Comenzaron a hacer las porciones en el mes tercero y terminaron en el séptimo. 8Ezequías y sus jefes vinieron a ver las porciones y bendijeron al Señor y a su pueblo Israel. 9Ezequías pidió información sobre las porciones a los sacerdotes y levitas. 10El sumo sacerdote Azarías, de la familia de Sadoc, se lo explicó así: –Desde que comenzaron a traer ofrendas al templo del Señor, hemos comido a satisfacción y nos ha sobrado mucho, porque el Señor ha bendecido a su pueblo; esto es lo que nos ha sobrado. 11Ezequías mandó preparar almacenes junto al templo del Señor. Una vez preparados, 12almacenaron con escrupulosidad las ofrendas, los diezmos y las cosas consagradas. El levita Cananías fue nombrado intendente y su hermano Simey ayudante suyo. 13A sus órdenes, en calidad de inspectores, estaban Yejiel, Azazías, Najat, Asael, Yerimot, Yozabad, Eliel, Yismaquías, Majat y Benayas, tal como lo había dispuesto el rey Ezequías y Azarías, prefecto del templo. 14Coré, hijo del levita Yimná, portero de la puerta oriental, tenía a su cargo la recepción y distribución de las ofrendas voluntarias hechas al Señor y de las cosas consagradas. 15A sus órdenes estaban Edén, Minyamín, Josué, Semeyas, Amarías y Secanías; éstos residían permanentemente en las ciudades sacerdotales, para entregar a sus hermanos, divididos en clases, lo mismo grandes que pequeños, su parte correspondiente. 16Se abrió un registro para los grupos sacerdotales y levitas mayores de treinta años que venían diariamente por turnos al templo del Señor a prestar sus servicios rituales. 17Los sacerdotes fueron agrupados por familias patriarcales, y los levitas mayores de veinte años, por sus funciones y clases. 18El registro incluía toda la familia: mujeres, hijos e hijas en toda la asamblea, pues estaban consagrados al servicio de las cosas santas. 19En todas las ciudades había hombres expresamente designados para hacer el reparto a los sacerdotes descendientes de Aarón, que vivían en los campos de las respectivas ciudades, y a todos los levitas que estuvieran debidamente registrados. 20Esto fue lo que hizo Ezequías en todo Judá: agradó al Señor, su Dios, con una conducta buena, recta y fiel. 21Todo lo que hizo en favor del templo del Señor, de la ley y de los mandamientos, lo hizo buscando siempre a su Dios, con todo su corazón. Por eso tuvo éxito.

will be added

X\