2 Crónicas 21

1Murió Josafat y fue sepultado con sus antepasados en la ciudad de David. 2Le sucedió su hijo Jorán. Jorán tenía seis hermanos: Azarías, Yejiel, Zacarías, Azarías, Miguel y Safatías; todos hijos de Josafat, rey de Judá. 3Su padre les había hecho grandes donaciones de plata, oro, objetos preciosos e incluso algunas ciudades fortificadas de Judá, pero dejó el reino a Jorán, porque era el primogénito. 4Jorán tomó posesión del reino de su padre y, una vez consolidado, mató a espada a todos sus hermanos y también a algunos de los jefes de Israel. 5Jorán empezó a reinar a la edad de treinta y dos años y reinó ocho años en Jerusalén. 6Imitó la conducta de los reyes de Israel, siguiendo el ejemplo de Ajab, con una de cuyas hijas estaba casado. Ofendió al Señor, 7pero el Señor no quiso destruir la descendencia de David en atención a la alianza concluida con él y a la promesa que le había hecho de mantener siempre en el trono a uno de sus descendientes. 8Durante su reinado se sublevó Edom contra Judá y se eligieron un rey. 9Jorán, con sus oficiales y todos sus carros de guerra, atacó de noche a los edomitas que los habían cercado, a él y a los oficiales de sus carros. 10Pero Edom logró independizarse de Judá hasta el día de hoy. También durante su reinado se independizó Libná, porque Jorán había abandonado al Señor, Dios de sus antepasados. 11Construyó santuarios en las montañas de Judá, incitó a la idolatría a los habitantes de Jerusalén, e hizo extraviarse a Judá. 12Recibió un escrito del profeta Elías, en el que le decía: Así dice el Señor, Dios de tu antepasado David: Tú no has imitado la conducta de tu padre Josafat, ni la de Asá, rey de Judá; 13por el contrario, has seguido el ejemplo de los reyes de Israel y has arrastrado a Judá y a Jerusalén a la idolatría, imitando a Ajab y a su familia; además has asesinado a tus hermanos, a la familia de tu padre, que eran mejores que tú. 14Por eso el Señor va a descargar sobre tu pueblo, tus hijos, tus mujeres y tus propiedades una gran calamidad. 15A ti mismo te alcanzará una grave enfermedad: una dolencia de intestinos, que se agravará de día en día hasta que revientes por la fuerza de la enfermedad. 16El Señor suscitó contra Jorán a los filisteos y a los árabes, vecinos de los cusitas. 17Atacaron a Judá, la invadieron y saquearon el palacio del rey, llevándose a sus mujeres y a sus hijos, menos el más pequeño de todos, Ocozías. 18El Señor castigó a Jorán con una enfermedad incurable de intestinos. 19Esta se fue agravando de día en día y al cabo de dos años, en pleno desenlace, reventaron los intestinos por la fuerza del mal y murió en medio de fuertes dolores. El pueblo no quemó aromas en su honor, como había hecho con sus antecesores. 20Comenzó a reinar a los treinta y dos años y reinó ocho en Jerusalén. Se fue sin ser llorado y lo sepultaron en la ciudad de David, pero no en el panteón de los reyes.

will be added

X\