2 Crónicas 2

1Salomón reclutó setenta mil hombres como transportistas, ochenta mil como canteros y tres mil seiscientos como capataces. 2Luego envió a Jirán, rey de Tiro, el siguiente mensaje: «Continúa dándome el trato que diste a mi padre David, cuando le enviaste madera de cedro para la construcción de su palacio. 3Voy a construir un templo en honor del Señor mi Dios. Quiero consagrarlo a él, para quemar incienso y aromas en su presencia, para colocar allí permanentemente los panes ofrecidos, para ofrecer el sacrificio de la mañana y de la tarde, el de los sábados, el de las fiestas de la luna nueva y de las demás celebraciones del Señor, nuestro Dios, como obligación perpetua para Israel. 4Quiero que el templo sea grandioso, porque grande, más que todos los dioses, es nuestro Dios. 5Pero ¿quién podrá construir un templo digno de él si los cielos en toda su inmensidad no bastan para contenerlo? ¿Quién soy yo para querer construir un templo, si no es para quemar incienso en su presencia? 6Mándame, pues, un hombre especializado en trabajos de oro, plata, bronce, hierro, un experto en tejidos de lino rojo, escarlata y violeta, un conocedor del cincelado, para que esté al frente de los artistas con que cuento en Judá y Jerusalén preparados por mi padre David. 7Mándame también madera de cedro, ciprés y sándalo del Líbano, pues me es bien conocida la maestría de tus siervos en cortar árboles del Líbano. Mis siervos trabajarán con los tuyos 8para preparar madera en cantidad, pues el templo que voy a construir deberá ser magnífico y grandioso. 9Nueve mil toneladas de trigo, nueve mil de cebada, novecientas toneladas de vino y novecientas de aceite destinaré al sostenimiento de los leñadores que corten los árboles». 10En la carta de respuesta a Salomón, Jirán, rey de Tiro, decía: «El Señor ama a su pueblo y por eso te ha constituido en rey suyo». 11Y continuaba: «Bendito sea el Señor, Dios de Israel, creador del cielo y de la tierra, que ha dado al rey David un hijo sabio, entendido y sensato, que va a construir un templo al Señor y un palacio real para él. 12Te envío un orfebre de calidad, Jirán-Abí, 13de madre danita, pero de padre nacido en Tiro, que es especialista en trabajos de oro, plata, bronce, hierro, piedra y madera; lo es también en tejidos de lino rojo, escarlata y violeta, de lino fino, y en el grabado de diseños y figuras. Trabajará con tus obreros y con los de tu padre, mi señor David. 14Envía, pues, mi señor, a tus siervos el trigo, la cebada, el aceite y el vino que has prometido. 15Por nuestra parte cortaremos toda la madera que necesites de las montañas del Líbano, y te la enviaremos por mar en balsas hasta Jafa; el transporte desde Jafa a Jerusalén corre a tu cargo». 16Salomón registró a todos los extranjeros residentes en Israel, siguiendo el censo de su padre David; resultaron ciento cincuenta y tres mil. 17De ellos empleó setenta mil como acarreadores, ochenta mil como canteros y tres mil seiscientos como capataces de las obras.

will be added

X\