1 Samuel 8

1Cuando Samuel se hizo viejo, nombró a sus hijos jueces de Israel. 2Su hijo mayor se llamaba Joel, y el menor, Abías; actuaban como jueces en Berseba. 3Pero sus hijos no se comportaron como él, sino que se dejaron llevar por el afán de lucro, aceptando sobornos y cometiendo injusticias. 4Por eso, todos los ancianos de Israel se reunieron, fueron a ver a Samuel a Ramá, 5y le dijeron: –Mira, tú ya eres viejo y tus hijos no se comportan como tú. Así que nómbranos un rey para que nos gobierne, como se hace en todas las naciones. 6A Samuel le desagradó que pidieran un rey para que los gobernara, y se puso a invocar al Señor. 7Pero el Señor le dijo: –Haz caso al pueblo en todo lo que te diga, porque no te rechazan a ti; es a mí a quien rechazan, porque no me quieren como rey. 8Así se han portado conmigo desde el día en que los saqué de Egipto hasta hoy; me han abandonado para dar culto a dioses extranjeros, y así hacen también contigo. 9Atiende a su ruego, pero adviérteles claramente y dales a conocer los derechos del rey que va a reinar sobre ellos. 10Samuel transmitió lo que le había dicho el Señor al pueblo, que le pedía un rey. 11Y les dijo: –Así gobernará el rey que va a regirlos: tomará a los hijos de ustedes y los pondrá al servicio de los carros de guerra y de caballos que le pertenecen, haciéndolos correr ante su carroza; 12los empleará como jefes y capataces; los hará trabajar sus campos y cosecharlos, fabricar sus armas de guerra y los arreos de sus carros. 13A las hijas de ustedes las tomará para perfumeras, cocineras y panaderas. 14Les quitará también sus mejores campos, viñas y olivares para dárselos a sus servidores. 15Les exigirá los diezmos de las cosechas y de las viñas para dárselos a sus cortesanos y ministros. 16Se adueñará de sus siervos y siervas, de sus mejores bueyes y burros para emplearlos en los trabajos que realice. 17Les exigirá el diezmo de sus rebaños, y ustedes mismos serán sus esclavos. 18Entonces gritarán contra el rey que ustedes mismos han elegido, pero el Señor no les responderá. 19El pueblo no quiso escuchar a Samuel, e insistió: –No, queremos tener un rey. 20Así seremos como las demás naciones. Nuestro rey nos gobernará y marchará al frente de nosotros para luchar en la guerra. 21Samuel escuchó las palabras del pueblo y se las transmitió al Señor. 22El Señor le respondió: –Atiende a su ruego y nómbrales un rey. Entonces Samuel dijo a los israelitas: –¡Que cada uno se vaya a su pueblo!

will be added

X\