1 Samuel 6

1El arca del Señor estuvo siete meses en territorio filisteo. 2Los filisteos convocaron a los sacerdotes y adivinos para preguntarles: –¿Qué hacemos con el arca del Señor? Indíquennos cómo podemos devolverla a su lugar. 3Respondieron: –Si quieren devolver el arca del Dios de Israel, no la manden sola; manden con ella una ofrenda de reparación. Entonces sanarán y sabrán por qué no cesaba su castigo. 4Ellos preguntaron: –¿Qué ofrenda de reparación hemos de mandar? Contestaron: –Cinco figuras de oro representando tumores y cinco figuras representando ratas, según el número de los jefes de los filisteos, pues la plaga fue la misma para ustedes y para sus jefes. 5Hagan reproducciones de sus tumores y de las ratas que devastan su tierra y den gloria al Dios de Israel; quizás cese su castigo contra ustedes, contra sus dioses y contra su tierra. 6¿Por qué se van a rebelar como se rebelaron Egipto y el faraón? Recuerden cómo tuvieron que dejarlos salir cuando el Señor los castigó. 7Así que empiecen por hacer un carro nuevo, tomen dos vacas que estén criando y que nunca hayan llevado un yugo, amarren las vacas al carro para que tiren de él y dejen sus crías en el establo. 8Tomen el arca del Señor y colóquenla en el carro, y en un cofre, junto a ella, pongan los objetos de oro que le dan en ofrenda de reparación; luego déjenla partir, 9y observen: si va por el camino de su territorio hacia Bet Semes, señal de que es el Dios de Israel quien nos ha hecho tanto mal; si no, sabremos que no ha sido él quien nos ha castigado, sino que ha ocurrido por casualidad. 10Así lo hicieron. Tomaron dos vacas que estaban criando y las amarraron al carro para que tiraran de él, dejando sus crías en el establo. 11Pusieron en el carro el arca del Señor, y el cofre con las reproducciones en oro de las ratas y de los tumores. 12Las vacas se fueron derechas por el camino de Bet Semes; iban mugiendo mientras caminaban, siempre por el mismo camino, sin desviarse ni a uno ni a otro lado. Los jefes de los filisteos las siguieron hasta la frontera de Bet Semes. 13Los de Bet Semes estaban cosechando el trigo en el valle. Al levantar la vista, vieron el arca y se alegraron. 14El carro llegó al campo de Josué, el de Bet Semes, y se detuvo allí. Había allí una gran piedra. Partieron las tablas del carro y ofrecieron las vacas en holocausto al Señor. 15Los levitas habían bajado el arca del Señor y el cofre que contenía los objetos de oro, y los habían puesto sobre aquella gran piedra. Aquel día los de Bet Semes ofrecieron holocaustos e inmolaron sacrificios al Señor. 16Los cinco jefes filisteos, al verlo, regresaron aquel mismo día a Ecrón. 17Las figuras de oro en forma de tumores que los filisteos dieron en ofrenda de reparación al Señor eran: una por Asdod, una por Gaza, una por Ascalón, una por Gat y una por Ecrón. 18El número de las ratas de oro correspondía al de las ciudades de los cinco jefes filisteos, tanto de las ciudades fortificadas como de las abiertas. La gran piedra sobre la que pusieron el arca del Señor existe todavía hoy en el campo de Josué, el de Bet Semes. 19El Señor castigó a la gente de Bet Semes porque habían mirado el arca del Señor; hirió a setenta hombres de entre ellos. El pueblo hizo duelo por el gran castigo que les había infligido el Señor. 20Los de Bet Semes decían: –¿Quién podrá estar en presencia del Señor, este Dios santo? ¿A quién se la enviaremos para deshacernos de ella? 21Y enviaron mensajeros a informar a los de Quiriat Yearín: –Los filisteos han devuelto el arca del Señor. Bajen y llévensela con ustedes.

will be added

X\