1 Samuel 21

1David tomó su camino, y Jonatán regresó a la ciudad. 2David llegó a Nob, donde estaba el sacerdote Ajimélec. Ajimélec se presentó asustado ante David y le dijo: –¿Por qué estás solo y no hay nadie contigo? 3David le respondió: –El rey me ha encomendado un asunto y me ha dicho: «Que nadie sepa nada del asunto que te encomiendo». Tengo citados a mis hombres en cierto lugar. 4Y ahora, si tienes cinco panes a mano, dámelos, o dame lo que encuentres. 5Respondió el sacerdote: –No tengo a mano pan ordinario; sólo hay pan del que ha sido ofrecido al Señor. Con tal que tus hombres se hayan abstenido al menos de relaciones con mujeres, pueden comerlo. 6David le contestó: –Por supuesto, nos hemos abstenido de tener relaciones con mujeres como siempre que hacemos una expedición. Si mis hombres están puros cuando hacemos una misión ordinaria, cuánto más lo estarán hoy. 7Entonces el sacerdote le dio pan ofrecido al Señor, pues el único pan que había allí era el que había sido retirado de la presencia del Señor para reemplazarlo por pan tierno. 8Aquel día estaba allí, retenido en el santuario del Señor, uno de los servidores de Saúl, llamado Doeg, el edomita, jefe de los guardias de Saúl. 9David preguntó a Ajimélec: –¿No tienes a mano una lanza o una espada? Pues como la orden del rey era urgente, no tuve tiempo de tomar mi espada ni mis armas. 10El sacerdote respondió: –La espada de Goliat, el filisteo, a quien mataste en el valle del Terebinto, está ahí, envuelta en una tela detrás del efod. Si quieres llevártela, llévatela, porque aquí no hay más que esa. Dijo David: –¡Es la mejor! Dámela. 11David, huyendo aquel día de Saúl, llegó hasta la presencia de Aquis, rey de Gat. 12Dijeron a Aquis sus servidores: –¿No es éste David, el rey del país? ¿No es éste de quien cantaban con danzas: Saúl mató a mil, David a diez mil? 13David reflexionó sobre estas palabras y tuvo miedo de Aquis, rey de Gat. 14Entonces fingió ante ellos estar loco: hacía tonterías con las manos, arañaba las puertas y dejaba caer la baba por la barba. 15Aquis dijo a sus servidores: –Ya ven que está loco. ¿Para qué me lo han traído? 16¿Acaso necesito locos para que me traigan éste a hacer tonterías en mi presencia? ¿Qué hace en mi palacio?

will be added

X\