1 Samuel 13

1Saúl tenía ... años cuando empezó a reinar, y reinó sobre Israel ... años. 2Saúl eligió tres mil hombres de Israel: dos mil estaban con él en Micmás y en la montaña de Betel, y mil con Jonatán en Guibeá de Benjamín. A todos los demás los mandó a su casa. 3Jonatán derrotó a la guarnición filistea que estaba en Gueba. Los filisteos se enteraron de ello. Entonces Saúl mandó tocar la trompeta en todo el país para convocar a la guerra a los israelitas. 4Todo Israel supo que Saúl había derrotado a la guarnición filistea y que los israelitas estaban en guerra con los filisteos. El pueblo se reunió junto a Saúl en Guilgal. 5Los filisteos, por su parte, se reunieron para atacar a Israel con tres mil carros de guerra, seis mil jinetes y un ejército tan numeroso como la arena de la orilla del mar. Subieron y acamparon en Micmás, al este de Bet Avén. 6Los israelitas, al verse en peligro, pues estaban cercados, se escondieron en las grutas, en las cavernas, entre las rocas, en túneles y en pozos vacíos, 7y algunos hebreos pasaron incluso el Jordán para ir al país de Gad y de Galaad. Saúl estaba todavía en Guilgal, y todos los que le seguían estaban atemorizados. 8Esperó siete días, el tiempo fijado por Samuel, pero Samuel no llegaba a Guilgal y el pueblo se dispersaba abandonando a Saúl. 9Entonces Saúl dijo: –Tráiganme las víctimas del holocausto y de los sacrificios de comunión. Y ofreció el holocausto. 10Cuando terminaba de ofrecer el holocausto llegó Samuel, y Saúl salió a su encuentro para saludarlo. 11Samuel le dijo: –¿Qué has hecho? Saúl respondió: –Al ver que el pueblo se dispersaba, que tú no llegabas en el día señalado y que los filisteos estaban reunidos en Micmás, 12pensé: «Los filisteos bajarán contra mí a Guilgal antes de que yo haya aplacado al Señor»; y me vi obligado a ofrecer el sacrificio. 13Dijo Samuel a Saúl: –Te has portado como un necio. No has hecho lo que el Señor tu Dios te había mandado. El Señor habría consolidado para siempre tu reino sobre Israel; 14pero así, tu reino no se mantendrá. El Señor se ha buscado un hombre que le es fiel, y le ha destinado para jefe de su pueblo, porque tú no has hecho lo que el Señor te había mandado. 15Samuel inmediatamente partió de Guilgal a Guibeá de Benjamín. Saúl, por su parte, pasó revista a los que estaban con él: eran unos seiscientos hombres. 16Saúl, su hijo Jonatán y la gente que los acompañaba estaban en Guibeá de Benjamín, y los filisteos se hallaban acampados en Micmás. 17Del campamento filisteo salió la ofensiva en tres grupos. Uno tomó el camino de Ofrá, hacia la región de Sual, 18otro el camino de Betorón, y el otro el camino de la frontera que domina el valle de Seboín, hacia el desierto. 19Por entonces no se encontraba en todo Israel ni un herrero, porque los filisteos querían impedir que los hebreos pudieran hacerse espadas o lanzas. 20Por eso, todos los israelitas tenían que bajar a las poblaciones filisteas para afilar la reja de su arado, su azadón, su sierra y su guadaña. 21Costaba ocho gramos de plata afilar cada reja de arado o azadón, y cuatro gramos afilar cada sierra y cada hoz. 22Cuando llegó el día del combate, los que estaban con Saúl y con Jonatán no tenían espadas ni lanzas. Sólo las tenían Saúl y su hijo Jonatán. 23Un destacamento filisteo salió hacia el paso de Micmás.

will be added

X\