1 Samuel 12

1Samuel dijo a todo Israel: –Yo he atendido a sus peticiones y les he designado un rey. 2Así que ahí tienen al rey que ha de guiarlos. Yo soy ya viejo, estoy canoso, y mis hijos están entre ustedes. Los he guiado desde mi juventud hasta hoy. 3Aquí me tienen, si quieren acusarme ante el Señor y su ungido: ¿He robado a alguien un buey o un burro? ¿He oprimido o perjudicado a alguno? ¿De quién he recibido un regalo para dejarme sobornar? Si es así, lo devolveré. 4Ellos manifestaron: –No nos has perjudicado ni oprimido, ni te has dejado sobornar por nadie. 5Y él les dijo: –Testigos son en este día el Señor y su ungido de que ustedes no han encontrado en mí culpa alguna. Respondieron: –El Señor es testigo. 6Y Samuel dijo al pueblo: –Es testigo el Señor que suscitó a Moisés y a Aarón, y sacó a sus antepasados de Egipto. 7Y ahora acérquense; quiero juzgarlos ante el Señor, recordándoles los beneficios que les ha hecho a ustedes y a sus antepasados. 8Cuando Jacob bajó a Egipto, sus antepasados invocaron al Señor; entonces el Señor envió a Moisés y a Aarón, que sacaron de Egipto a sus antepasados y los establecieron en esta tierra. 9Pero ellos se olvidaron del Señor su Dios, y él los entregó a Sísara, jefe del ejército de Jasor, a los filisteos y al rey de Moab, que les hicieron la guerra. 10Luego invocaron al Señor diciendo: «Hemos pecado, porque hemos abandonado al Señor y hemos dado culto a los dioses y diosas extranjeros; sálvanos ahora del poder de nuestros enemigos y te daremos culto a ti». 11Entonces el Señor mandó a Yerubaal, a Barac, a Jefté y a Sansón, y los libró de los enemigos que los rodeaban, y pudieron vivir seguros. 12Pero cuando ustedes vieron que Najás, rey de los amonitas, venía para atacarlos, me pidieron que les nombrara un rey, siendo así que el rey de ustedes es el Señor su Dios. 13Pues bien, ahí tienen al rey que han elegido. Pidieron un rey, y el Señor les ha nombrado un rey. 14Si respetan al Señor y le dan culto, si le obedecen y no son rebeldes a sus órdenes, entonces ustedes y el rey que les gobierna vivirán por haber sido fieles al Señor su Dios; 15pero si no le obedecen y se rebelan contra sus órdenes, el Señor les castigará como castigó a sus antepasados. 16Y ahora dispónganse a contemplar el gran prodigio que el Señor va a realizar ante sus ojos. 17Estamos en el tiempo de la cosecha, ¿no es así? Pues bien, voy a invocar al Señor, y él mandará una tormenta y un aguacero, para que se convenzan de que han ofendido gravemente al Señor al pedir un rey. 18Samuel invocó al Señor, y el Señor envió aquel día una tormenta y un aguacero, y todo el pueblo se atemorizó ante el Señor y ante Samuel. 19Entonces todo el pueblo suplicó a Samuel: –Ruega al Señor tu Dios por nosotros, para que no muramos, pues hemos añadido a todos nuestros pecados el delito de pedir un rey. 20Samuel los tranquilizó: –No teman. Es cierto que han cometido una gran maldad, pero en adelante no se aparten del Señor; denle culto con todo su corazón. 21No se aparten de él, para seguir a los ídolos, que de nada sirven y no pueden salvar, porque son dioses vacíos. 22El Señor no rechazará a su pueblo por la gloria de su nombre. El Señor, en efecto, ha querido hacer de ustedes su pueblo. 23Por mi parte, no pienso pecar contra el Señor dejando de rogar por ustedes y de enseñarles el camino recto y bueno. 24Así que respeten al Señor y denle culto sinceramente con todo su corazón, pues ya ven lo generoso que ha sido con ustedes. 25Pero si hacen el mal, perecerán ustedes y su rey.

will be added

X\