1 Reyes 15

1Abías comenzó a reinar sobre Judá el año décimo octavo de Jeroboán, hijo de Nabat. 2Reinó tres años en Jerusalén. Su madre era hija de Absalón y se llamaba Maacá. 3Imitó la mala conducta de su padre, y no fue fiel al Señor, como lo había sido su abuelo David. 4Sin embargo, en atención a David, el Señor su Dios le dejó un descendiente en Jerusalén, dándole hijos y conservando Jerusalén. 5En efecto, David había agradado con su conducta al Señor, sin desviarse en toda su vida de sus preceptos, salvo en el caso del hitita Urías. 6Abías y Jeroboán estuvieron siempre en guerra. 7El resto de la historia de Abías, todo lo que hizo, está escrito en los Anales de los Reyes de Judá. 8Murió Abías y fue sepultado con sus antepasados en la ciudad de David. Le sucedió su hijo Asá. 9Asá comenzó a reinar sobre Judá el año vigésimo de Jeroboán, rey de Israel. 10Reinó cuarenta y un años en Jerusalén. Su abuela, hija de Absalón, se llamaba Maacá. 11Asá agradó con su conducta al Señor, como su antepasado David. 12Expulsó del país a los que ejercían la prostitución sagrada y retiró todos los ídolos fabricados por sus antepasados. 13Incluso privó de la dignidad de reina madre a su abuela Maacá, por haberse hecho una abominable imagen de Astarté. Asá destruyó la imagen y la quemó en el torrente Cedrón. 14Aunque no fueron suprimidos los santuarios de los altozanos, Asá fue fiel al Señor durante toda su vida. 15Llevó al templo del Señor todas las ofrendas que él y su padre habían hecho al templo: plata, oro y objetos varios. 16Asá y Basá, rey de Israel, estuvieron siempre en guerra. 17Basá, rey de Israel, atacó a Judá y comenzó a fortificar Ramá, para cortar las comunicaciones a Asá, rey de Judá. 18Asá tomó toda la plata y el oro que había quedado en los tesoros del templo del Señor y del palacio real, y, por medio de sus servidores, lo envió a Benadad, hijo de Tabrimón, hijo de Jezión, rey de Siria, que residía en Damasco, con este mensaje: 19«Hagamos un pacto como lo hicieron tu padre y el mío. Te envío presentes de plata y oro. Rompe tu pacto con Basá, rey de Israel, para que se vaya de mi territorio». 20Benadad aceptó la propuesta y envió su ejército contra las ciudades de Israel; arrasó a Iyón, Dan, Abel Bet-Maacá, la región de Genesaret y todo el territorio de Neftalí. 21Cuando Basá se enteró, suspendió la fortificación de Ramá y regresó a Tirsá. 22Asá convocó a todos los habitantes de Judá sin excepción, y con las piedras y las maderas utilizadas por Basá para fortificar Ramá, fortificó él Guibeá de Benjamín y Mispá. 23El resto de la historia de Asá, todas sus hazañas, todo lo que hizo y las ciudades que edificó, está escrito en los Anales de los Reyes de Judá. En su vejez padeció de los pies. 24Murió Asá y fue sepultado con sus antepasados en la ciudad de David. Le sucedió su hijo Josafat. 25Nadab, hijo de Jeroboán, comenzó a reinar sobre Israel el año segundo de Asá, rey de Judá. Reinó dos años sobre Israel. 26Nadab ofendió al Señor, imitando la conducta de su padre y los pecados que éste había hecho cometer a Israel. 27Basá, hijo de Ajías, de la tribu de Isacar, se sublevó contra él y lo mató junto a Guibetón de los filisteos, mientras Nadab y todo Israel la estaban sitiando. 28Basá lo mató el año tercero de Asá, rey de Judá, y le sucedió en el trono. 29Apenas subió al trono, eliminó a toda la familia de Jeroboán. No dejó a nadie con vida, según lo que el Señor había dicho por medio de Ajías de Siló; 30por los pecados a los que Jeroboán había arrastrado a Israel, y por haber irritado al Señor, Dios de Israel. 31El resto de la historia de Nadab, todo lo que hizo, está escrito en los Anales de los Reyes de Israel. 32Asá y Basá, rey de Israel, estuvieron siempre en guerra. 33Basá, hijo de Ajías, empezó a reinar sobre Israel en Tirsá el año tercero de Asá, rey de Judá. Reinó veinticuatro años. 34Basá ofendió al Señor, imitando la conducta de Jeroboán y los pecados que éste había hecho cometer a Israel.

will be added

X\