1 Corintios 16

1Con relación a la colecta en favor de los creyentes de Judea, hagan ustedes también lo que ordené a las iglesias de Galacia. 2Que los domingos aporte cada uno lo que haya podido ahorrar, y no esperen que yo llegue para hacer las colectas. 3Una vez que esté ahí, daré las correspondientes cartas de recomendación a los que hayan elegido y los enviaré a Jerusalén para que lleven el obsequio de ustedes. 4Y si es conveniente que vaya también yo, irán conmigo. 5Los visitaré después de pasar por Macedonia, pues el viaje lo haré por Macedonia. 6Con ustedes tal vez me quede un tiempo, e incluso pase ahí el invierno, para que me ayuden a continuar el viaje a donde tenga que ir. 7Esta vez no quiero visitarlos sólo de paso, sino que espero estar con ustedes algún tiempo, si el Señor lo permite. 8Sin embargo, me quedaré en Efeso hasta pentecostés, 9pues tengo a la vista una magnífica y prometedora ocasión de anunciar el mensaje, aunque son muchos los que ponen dificultades. 10Si llega Timoteo, procuren que se sienta a gusto entre ustedes, pues trabaja en la obra del Señor, lo mismo que yo. 11Que nadie lo menosprecie; prepárenle más bien el viaje para que venga a visitarme, pues lo estoy esperando junto con los hermanos. 12En cuanto al hermano Apolo, le he recomendado con insistencia que los visite en compañía de los hermanos, pero no ha querido ir por ahora; irá cuando lo crea oportuno. 13Estén atentos, permanezcan firmes en la fe; sean hombres, sean fuertes. 14Cuanto hagan, háganlo con amor. 15Otra cosa les pido, hermanos; ya conocen a la familia de Estéfanas y saben que han sido los primeros cristianos de Acaya y que se han consagrado por entero al servicio de los creyentes; 16pues harían muy bien en ponerse a su disposición y a la de todo el que colabore y trabaje en la misma tarea. 17Estoy lleno de alegría con la visita de Estéfanas, Fortunato y Acacio, que han llenado el vacío que ustedes me han dejado, 18y han tranquilizado mi espíritu y el de ustedes. Deben saber apreciar a tales personas. 19Los saludan las iglesias de la provincia de Asia. Aquila, Prisca y la iglesia que se reúne en la casa de ellos, les envían muchos saludos en el Señor. 20Los saludan todos los hermanos; salúdense unos a otros con el beso santo. 21Este saludo final es de mi puño y letra: Pablo. 22Si alguno no ama al Señor, sea maldito. ¡Marana tha! 23Que la gracia de Jesús, el Señor, esté con ustedes. 24Los amo a todos en Cristo Jesús.

will be added

X\