1 Crónicas 28

1David reunió en Jerusalén a todas las autoridades de Israel: a los jefes de las tribus y de las divisiones militares que estaban al servicio del rey; a los jefes de mil y de cien hombres; a los administradores de la hacienda y de los rebaños del rey y de sus hijos; a los funcionarios, a los guerreros y a los hombres más capaces. 2El rey David se puso de pie y dijo: –Escúchenme, hermanos y pueblo mío: Yo tuve la intención de construir un templo para morada perpetua del arca de la alianza del Señor, estrado de los pies de nuestro Dios. 3Estaba ya preparado para empezar, pero Dios me dijo: «Tú no edificarás un templo en mi honor, porque eres un guerrero y has derramado sangre». 4Pero el Señor, Dios de Israel, me eligió entre toda la familia de mi padre y me constituyó rey de Israel por siempre. Eligió a Judá como guía; entre la tribu de Judá eligió a mi familia, y entre mis hermanos me eligió a mí como rey de todo Israel. 5Y entre los muchos hijos que me ha dado el Señor, ha elegido a mi hijo Salomón para que ocupe el trono real del Señor sobre Israel. 6Y me ha dicho: «Tu hijo Salomón será quien construya mi templo y mis atrios; lo he elegido como hijo, y seré un padre para él. 7Consolidaré para siempre su reino si, como lo hace hoy, se mantiene firme en el cumplimiento de mis mandamientos y preceptos». 8Ahora, en presencia de todo Israel, que es la asamblea del Señor, y teniendo como testigo a nuestro Dios, les pido: Observen y cumplan todos los mandamientos del Señor, nuestro Dios, para que posean esta buena tierra y puedan transmitirla en herencia perpetua a sus hijos. 9Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, sírvele con todo el corazón y con ánimo generoso, porque el Señor sondea los corazones de todos y penetra sus secretos más profundos. Si lo buscas, lo hallarás; pero, si lo abandonas, te echará de su lado para siempre. 10Piensa que te ha elegido para que le edifiques un santuario. ¡Ten ánimo, y adelante! 11David entregó a su hijo Salomón el plano del pórtico y de los edificios, el de las salas del piso superior, el de las habitaciones interiores, y el del lugar santísimo. 12Le entregó también el diseño proyectado para los atrios del templo del Señor, para las salas de alrededor, para las salas del tesoro del templo y de los demás objetos sagrados. 13Y también lo proyectado sobre la distribución de sacerdotes y levitas por clases, y sobre todo lo referente al servicio del templo del Señor y a los objetos de culto en el templo del Señor. 14Le indicó asimismo el peso que debían tener los objetos de oro y plata según las distintas funciones: 15el peso que debían tener los candelabros con sus lámparas, tanto los de oro como los de plata, según su función; 16el peso en oro para cada una de las mesas de los panes ofrecidos, y el peso en plata para cada una de las mesas de plata; 17la cantidad de oro puro que debían tener los tenedores, las fuentes y jarras; el peso del oro y de la plata para cada copa, 18el peso de oro refinado para el altar del incienso, y para el proyecto de la carroza de los querubines que con sus alas desplegadas cubren el altar de la alianza del Señor. 19El Señor mismo ha consignado todo esto por escrito, para que así se conozcan todos los trabajos proyectados. 20Entonces David dijo a su hijo Salomón: –Sé fuerte y decidido y pon manos a la obra. No temas ni te desanimes. El Señor Dios, mi Dios, estará contigo y te asistirá hasta que se termine toda la obra de su templo. 21Las clases de sacerdotes y levitas para todo lo referente al servicio del templo del Señor, los artesanos hábiles para realizar todo tipo de trabajo, los jefes y todo el pueblo, están a tu disposición.

will be added

X\