1 Crónicas 22

1David dijo: –Este será el templo del Señor Dios, y éste el altar de los holocaustos para Israel. 2David mandó reunir a todos los extranjeros residentes en Israel y empleó a muchos de ellos como canteros para tallar piedras, con vistas a la construcción del templo de Dios. 3Preparó también clavos de hierro en abundancia para las hojas de las puertas y para las barras; incalculable era asimismo el bronce 4y la madera de cedro traída por sidonios y tirios. 5David pensaba: –Mi hijo Salomón es todavía joven e inexperto, y el templo que tiene que edificar al Señor tiene que ser famoso, espléndido y monumental a la vista de las naciones. Voy a dejarle todo preparado. Así que, antes de morir, hizo grandes preparativos. 6Luego llamó a su hijo Salomón y le encargó la construcción de un templo al Señor, 7Dios de Israel, con estas palabras: –Hijo mío, yo tuve intención de construir un templo en honor del Señor, mi Dios, 8pero el Señor me dijo: «Tú has derramado mucha sangre y han sido muchas tus guerras. No serás tú quien construya un templo en mi honor, pues has derramado mucha sangre ante mí. 9Te nacerá un hijo, que vivirá en paz con todos los enemigos de alrededor; Salomón será su nombre. En su tiempo, yo daré paz y tranquilidad a Israel. 10Será él quien construya un templo en mi honor; será para mí un hijo y yo seré para él un padre, y estableceré para siempre el trono de su reino sobre Israel». 11Hijo mío, que el Señor esté contigo para que, según su profecía, el templo del Señor tu Dios sea construido. 12Que el Señor te dé sabiduría e inteligencia para reinar sobre Israel y para que aciertes a vivir según la ley del Señor tu Dios. 13Si observas los mandamientos y preceptos que el Señor dio por medio de Moisés a Israel, triunfarás. Ten ánimo; no temas ni te acobardes. 14Yo con mi esfuerzo he logrado reunir para los gastos del templo del Señor tres mil cuatrocientas toneladas de oro, treinta y cuatro mil toneladas de plata, y bronce y hierro en gran cantidad. He almacenado también madera y piedra que tú aumentarás. 15Dispones de buen número de obreros, canteros, escultores y carpinteros, especializados en toda clase de obras. 16Hay oro, plata, bronce y hierro en abundancia. Animo, manos a la obra, y que el Señor esté contigo. 17David mandó a todos los jefes de Israel que prestaran ayuda a su hijo Salomón, diciéndoles: 18–¿No ha estado con ustedes el Señor, su Dios? ¿No tienen, gracias a él, paz en todas las fronteras, porque él ha sometido a mi poder a todos sus enemigos? Todo el país está bajo el dominio del Señor y de su pueblo. 19Pongan, pues, todo su esfuerzo y empeño al servicio del Señor, su Dios, y dispónganse a construir el templo del Señor, su Dios, para trasladar a él el arca de la alianza del Señor, y los utensilios consagrados a Dios.

will be added

X\